Entradas
Comentarios

Se acaba el semestre de verano de 2010 y constato que he sido bastante parca en entradas de blog. A ver si pasadas las vacaciones consigo darle a esto más continuidad.

Cierro el semestre poniéndole regular tanto a la docencia como a la investigación. Respecto a las clases, este semestre he tenido dos cursos de español B1. Trabajar sin tutor me ha resultado mucho más cómodo: no tenía que coordinarme con nadie, podía gestionar la plataforma a mi manera, controlaba mejor los contenidos y no tenía que repetir las clases tres veces sino sólo dos. Espero poder seguir con este modelo, que me parece mucho más práctico y eficiente. De hecho, creo que sería bueno seguir teniendo tutores, pero sólo para la plataforma, no para la parte presencial del curso.

Esto me lleva al tema del uso de la plataforma Moodle por parte de los alumnos. Nuestros cursos son módulos de 300 horas, de las cuales tan sólo 90 son presenciales. Esto significa que nuestros alumnos deberían realizar unas 210 horas de autoaprendizaje,  que repartidas a lo largo del semestre son unas 14 horas semanales. Para ello ofrecemos una plataforma de autoaprendizaje en Moodle cargada de ejercicios, materiales, enlaces y tareas. Es sin duda muy mejorable, pero yo creo que ofrece ya mucho por donde empezar a trabajar por cuenta propia. Nuestros alumnos, sin embargo, no acaba de entender que para acabar el curso satisfactoriamente no basta con venir a clase, sino que realmente deben invertir más horas por su cuenta. ¿Cómo hacérselo entender? ¿Será que las actividades no están bien planteadas? ¿Cómo construir un plataforma que realmente incite a nuestros alumnos a invertir horas de autoaprendizaje? Este es mi reto para el próximo semestre: crear una plataforma con actividades que nuestros alumnos quieran realizar. Esto y hacer que hablen más en clase. No sé por qué pero este año he tenido los dos grupos más silenciosos de mi vida. me costaba dios y ayuda sacarles las palabras. Esto se ha hecho notar en los exámenes orales, desde luego. ¿He sido muy estricta corrigiendo? ¿Habrá sido la propia dinámica del grupo? No sé… En cualquier caso es otro aspecto en el que tengo que trabajar.

En cuanto a la investigación, la he tenido un poco aparcada durante todo el semestre, que no me ha dado para mucho porque las tareas de coordinación del departamento de español absorben gran parte de mi tiempo. Prácticamente me he limitado al artículo que tenía en marcha sobre la recepción de la Escuela Traductológica de Leipzig en España (en cuanto se publique, cuento más al respecto) y a la ponencia sobre la que escribo en la entrada anterior a ésta. Abandoné con gran pena y vergüenza la oferta de escribir un artículo sobre censura en TAV para la revista META, pero entre que tenía que ser en inglés, que no acaba de encontrar realmente el tema adecuado y que apenas tengo tiempo para dedicarle a la investigación, me pareció lo más sensato. De hecho, había decidido tomarme un descanso investigador porque estaba un poco saturada y cansada de invertir mi escaso tiempo libre en tareas no remuneradas que tampoco parecen aportarme grandes frutos en el terreno profesional. Pero como una no puede más que darle al coco, he abierto una nueva brecha: la investigación sobre la educación en línea.

Hace casi dos meses me llegó información sobre unos cursos online que ofrecía la TU Dresden para profesores. El programa pintaba muy bien y, como eran en línea y gratuitos, decidí apuntarme al módulo “Online Unterrichten“, es decir, “Enseñar en línea”. Aunque ha sido duro compaginar el final del semestre con la actividades diarias que había que realizar, ha valido la pena. El curso me ha permitido reflexionar y sistematizar conceptualmente muchas de las cuestiones relacionadas con la actividad que vengo desarrollando de manera práctica estos últimos semestre: la enseñanza a través de plataformas de aprendizaje como Moodle.  He sido enriquecedor, me ha abierto nuevos horizontes y me ha permitido adentrarme tímidamente en la investigación sobre este tema. A ver si sale algo más de ahí… De momento, ha dado para una bifurcación de mi actividad bloguera: Online Unterrichten. Con esta nueva presencia web siento que estoy traicionando un poquito al blog que acoge estas palabras, pero tenía que escribir en alemán y no me acababa de convencer la idea de integrar entradas en alemán dentro de “Docencia e investigación”. No sé si seguiré dándole continuidad o si será mejor centralizar todas mis reflexiones en un único blog bilingüe. De momento, ahí queda enlazado.

Bueno, y para cerrar la entrada sobre el final del semestre, una mala noticia: al final no se va a realizar el curso de español en Granada. El mínimo de participantes era de 15 y sólo se apuntaron 10, de manera que no era viable. Aunque esto me da margen para una vacaciones más tranquilas y para ponerme con la publicación en papel de mi tesis (algo que tenía aparcado y que debo retomar ya mismo), me da mucha pena, porque tenía muchas ganas de probar nuevas actividades y mejorar la experiencia del año pasado. Espero que esto no sea una ruptura sin retorno y que el año que viene el proyecto salga adelante.

Con este balance y los nuevos retos a los que incita, así como con la firme voluntad de ser más constante escribiendo, cierro esta larga entrada y me despido hasta pronto.

Scridb filter

Escribir un comentario